¿Cómo identificar una relación tóxica?


6-Problemas-de-pareja_diaporama_550 (1)

En primer lugar,  conviene clarificar el término “tóxico”. Normalmente utilizamos esta palabra para referirnos a algo que es nocivo para nosotros, que nos sienta mal, nos altera y nos cambia el humor.

 

¿Qué es una relación tóxica?

Cuando hablamos de relaciones tóxicas nos podemos referir tanto a relaciones de pareja, como de amigos, familia, etc. De esta manera, refiriéndonos a las relaciones tóxicas de pareja, estas son aquellas que dan mayores costos que recompensas, de acuerdo a la brevedad de los momentos gratos y el aumento de los conflictos. Esto genera sentimientos de culpa, pena y dolor, porque las personas con este tipo de relaciones solo filtran las partes negativas, constituyendo un estado de autocastigo en el que no hay compensación alguna que les permita experimentar algún grado de placer o alegría. Este tipo de relaciones se caracterizan por la mutua dependencia y circularidad, con alianzas inconscientes en las que el estado mental y emocional de las expectativas sobre la relación y la pareja “llegan a convertirse en necesarias, indispensables e insoportables en el sujeto”

Las relaciones de pareja se deterioran paulatinamente con la presencia de factores o elementos que alteran la dinámica de la relación, como por ejemplo: la presencia de conflictos relacionados con los hábitos de cada miembro de la relación, dificultades para solucionar los conflictos, falta de comunicación asertiva, celos, infidelidad, falta de respeto por opiniones enfrentadas y discusiones respecto a la necesidad del vínculo en la pareja.

 

¿Qué nos lleva a una relación tóxica?

Hay diferentes razones por las cuales una pareja o un individuo se ve involucrado en una relación toxica, estas causas pueden derivarse de elementos psicológicos propios de cada sujeto, tales como la inmadurez emocional, el no tener conciencia de la identidad e individualidad propia y de la pareja, la dificultad para comunicarse y comprender al otro, el no tener claras las reglas, límites, ritos y necesidades propias y de la pareja, la emergencia de miedos, angustias, celos, envidia, inseguridad, duelos no elaborados y deseos de control o dominio de los demás.

 

¿Cuáles son los errores de pensamiento más comunes en las relaciones tóxicas?

En una relación toxica de pareja, los sujetos se ven a sí mismos inferiores con relación a los demás, demostrando dependencia emocional, percibiendo el mundo desprovisto de placer y satisfacción y viendo el futuro colmado de problemas, obstáculos y sufrimientos que nunca terminaran. Esto causa errores sistemáticos en el pensamiento, a modo de distorsiones cognitivas o esquemas irreales, de ellos se reconocen siete principales:

1. La inferencia arbitraria. Hace referencia a cuando llegamos a una conclusión o juicio de forma rápida o impulsiva, basándonos en información incompleta o errónea y en ausencia de evidencias lógicas que la sustenten. Algún ejemplo de estos pensamientos en las relaciones tóxicas son “nadie me quiere”, o sospechas de infidelidad sin algún sustento real.

2. La abstracción selectiva. Consiste en centrarse en una situación con base en un detalle específico de la misma, ignorando los demás elementos y explicaciones posibles de la situación; en este tipo de relaciones se olvida lo positivo, centrándose en lo negativo de la relación. Las personas habitualmente la expresan a través de frases como: “no puedo soportar esto”, “no aguanto que”, teniendo mayor valor las situaciones negativas que las positivas.

3. La generalización excesiva. Se presenta cuando el sujeto establece reglas a partir de una o varias situaciones que se generalizan ante otras situaciones, un ejemplo de esto son las expresiones como “siempre”, “nunca te perdonaré”, “jamás lo olvidaré”, “todo es igual”.

4. La personalización. Se relaciona con la tendencia de atribuir a sí mismo elementos externos sin una firme conexión con ellos, así el individuo se culpabiliza por todos los conflictos expresando que “todos los problemas son su culpa” o que “algo ha hecho para que su pareja esté enfadado”.

5. El pensamiento dicotómico. La persona tiende a categorizar las situaciones en extremos (todo o nada), sin tener en cuenta aspectos intermedios, los cuales, en las relaciones de pareja se visualizan en expresiones como “quiero que este conmigo todo el tiempo”.

6. Leer la mente. El individuo cree saber lo que su pareja está pensando, sin tener evidencia que sustente dicha cognición. Un ejemplo podría ser “ya no le gusto”.

7. Razonamiento emocional. En ella la persona cree que la situación o sospecha debe ser verdad porque lo siente como si lo fuera. Se produce cuando las personas se toman sus emociones como pruebas de la verdad. Un ejemplo de estos pensamientos es “me siento como un inútil, por consiguiente soy un inútil”

Esperamos que les haya resultado interesante. Para cualquier duda o comentario, no duden en ponerse en contacto con nosotros.

 

Salazar, A. José, A. Castro, D. P. Giraldo, L. A. & Martinez, L. M. (2013). Relaciones Tóxicas de pareja – Foreign partner Toxic.

Lemos, HM. Londoño, AN. Zapata, E (2007). Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional. Informes Psicológicos, No. 9 p. 55-69.  Medellín – Colombia.

Escrito por paola.ibannez