Presión grupal: Cómo evitar que el grupo nos absorba


image presionFormar parte de un grupo tiene sus pros y contras, por un lado genera sensación de cobijo, de acogimiento, protección y parece dar una identidad a los que no tienen la suya propia, pero por otro lado genera una serie de “exigencias” implícitas.

En muchos grupos se dan jerarquías, casi siempre hay un “líder” que se comporta como tal y al que los demás reconocen en ese papel y en él lo aceptan. El grupo genera unas normas de “obligado” cumplimiento y un seguimiento a lo que diga el “líder”. Por eso cuando una persona intenta integrarse en un grupo y no acepta dichas normas, se le excluye, no vaya a ser que ponga en duda la “ideología” del grupo.

Seguramente cuando nos damos cuenta de este tipo de dinámicas, la sensación no es muy agradable, pero también surge sensación de alivio por formar parte de un grupo, aunque los integrantes del mismo no se lleven bien, aspecto que se tratará de no mostrar para poder seguir formando parte del grupo. Estar solo no suele estar bien valorado y esto hace que las personas se sientan más vulnerables de lo que son y crean que necesitan ser defendidas o protegidas.

Lo que se podría concluir de este tipo de comportamiento es que el ser humano se comporta de manera posesiva e irracional cuando se siente parte de un grupo con el que se identifica y en el que se cree protegido.

Lo bueno es que no todos los grupos son tóxicos, por lo que hay que ser consciente de las dinámicas que se dan en los grupos a los que pertenecemos, teniendo claro quiénes somos y qué queremos, para que el grupo no nos absorba ni anule.

¿Crees que existe una fuerza que te supera y no te permite actuar como quisieras? Esa fuerza no existe, son personas.

Vivimos presos de las apariencias y del qué dirán. ¿Por qué lo permitimos?

Seguramente porque no razonamos, nos dejamos llevar.

Cuanto más te separes de las masas, mayor diferenciación crearás y eso te permitirá decidir dónde quieres invertir tu tiempo de forma más racional, sin la presión del grupo. Sé tu mismo y deja de intentar querer agradar a todos para encajar en un grupo.

Cada uno es libre de crear su vida, ya que es sólo responsabilidad de cada uno luchar por lo que se quiere.

Solo se llega a un sitio diferente si se coge un camino diferente. Mientras se siga haciendo lo mismo, el resultado no cambiará.

 

“Los verdaderos amigos son los que se alegran por ti, los que te ayudan cuando lo necesitas y, sobre todo, los que saben que tú también estarás ahí cuando sea necesario”

Arturo Gracia Sañudo

 

 

Bibliografía:

 

Gracia Sañudo, Arturo (2016). Pasa a la acción. Cómo liderar tu vida. Editorial: Edítalo Contigo.

 

 

 

 

Escrito por raquel.delaorden