Ocio y tiempo libre en familia


water-fight-442257_640En el momento actual, nuestras vidas están repletas de constantes actividades que tienen un carácter obligatorio y planificado, bien sea por trabajo, estudio u otro tipo de exigencias surgidas en nuestra demandante sociedad. Sin embargo, es imprescindible tener un tiempo dedicado a disfrutar de uno mismo, creando espacios necesarios en los que desarrollar inquietudes e intereses y convertirnos en los propios protagonistas de nuestras vidas. Éste es, el denominado tiempo de “ocio”, durante el cual desarrollamos ciertos hobbies, quedamos con amigos o realizamos actividades culturales como ir al cine o al teatro.

Este tiempo, puede disfrutarse de forma individual o en compañía. Centrándonos en el ámbito familiar, muchas familias, ven como un reto prácticamente inalcanzable buscar actividades para llevar a cabo de forma conjunta entre los diferentes miembros de la misma. Con el fin de evitar el esfuerzo que esto puede suponer, muchas veces padres e hijos dedican su tiempo libre a actividades completamente paralelas, que tienen un carácter meramente individual.

Sin embargo, debe mencionarse la importancia de que los padres, como agentes educativos y preventivos dediquen sus esfuerzos a la búsqueda de recursos de ocio que motiven a sus hijos y puedan realizar conjuntamente.

Así, padres y madres deben ser conscientes de varios aspectos fundamentales:

  • Son el modelo y referente para sus hijos/as

Una gran parte de las conductas que un niño/a aprende en el hogar, son fruto de la observación de sus progenitores. De ahí la relevancia que suponen las actividades de ocio de los padres y madres para los hijos/as: a qué lo dedican, si lo hacen con aprovechamiento o se quedan sin hacer nada frente al televisor, si tienen suficientes hobbies, si saben abrir nuevos campos de interés…

De esta manera, es frecuente que las aficiones de los padres sean muy parecidas a las de los hijos/as, aunque hemos de respetar los propios intereses que tienen los más pequeños.

  • Han de buscar el disfrutar juntos todos los miembros de la familia

El aprovechamiento del tiempo de ocio de forma conjunta permite desarrollar otras habilidades secundarias de la persona que contribuyen a la formación integral de la misma, como pueden las habilidades físicas, manipulativas o comunicativas. Todo ello puede fomentar el espíritu de unidad entre los miembros de la familia. Por ello, es importante buscar núcleos de intereses comunes, siempre adaptados al nivel de desarrollo de sus individuos. La tarea de ocio conjunto debe ser iniciativa de los padres y madres desde que los hijos/as son pequeños.

  • Deben implicar a todos los miembros de la familia en la preparación de las actividades

El nivel de satisfacción que se obtiene en una actividad es directamente proporcional al nivel de implicación que la persona ha tenido en dicha actividad.

Para ello, los progenitores deben ceder responsabilidades a sus hijos/as, a la hora de planear actividades a desarrollar juntos. Por ejemplo, si se planea una salida al campo, pueden otorgar responsabilidades a cada miembro de la familia sobre aspectos de la excursión: lugar al que se va a ir, información sobre sitios a visitar y qué se va a ver, dónde almorzar, etc.

  • La propuesta de actividades ha de ser variada y cíclica en lo posible

Se ha mencionado previamente que las actividades para el ocio buscan completar la formación humana. Teniendo en cuenta los diferentes ámbitos que componen dicho desarrollo integral, las actividades deben ser diversas. Además, esto permitirá captar el interés de los hijos/as y mantener su motivación. Algunas actividades interesantes que  se pueden proponer son: actividades en la naturaleza (senderismo, acampadas), actividades de bricolaje y restauración (instalar nuevos utensilios o muebles, realizar maquetas, reparar desperfectos en el hogar…), actividades de lectura, actividades culturales (cine, teatro, museos), actividades deportivas (patinaje, ciclismo…).

Además de estos aspectos a tener en cuenta por los progenitores, conviene no olvidar que el ocio familiar reporta beneficios para todos los individuos que participan de ello:

  • Favorece el análisis y la reflexión personal acerca de cómo se ocupa el tiempo libre.
  • Facilita propuestas de ocio saludables, alternativas al consumo de drogas.
  • Fomenta la creación y/o utilización de espacios que ayuden a los adolescentes y jóvenes a encontrar formas gratificantes de utilización del tiempo libre.
  • Incrementa la autoestima y autoconfianza.
  • Facilita la autonomía personal y los procesos de toma de decisiones.
  • Favorece la intercomunicación personal y la interacción grupal.
  • Promueve el desarrollo de aficiones.
  • Reduce la sensación de aburrimiento.

Así, desde ACTIO, animamos a padres y madres a desarrollar un ocio familiar saludable, divertido y de gran repercusión positiva en la familia en su conjunto.

Referencia Bibliográfica:

Ocio y Tiempo Libre: guía para familias. Madrid Salud.

Escrito por elena.artieda