Mediación Familiar


Mediación familiar

En Actio pensamos que la familia es el centro y la base de la vida de una persona. Es donde aprendemos, forjamos nuestra personalidad y experimentamos nuestras mayores alegrías. También es donde podemos sufrir duras decepciones y vivir las experiencias más dolorosas, pudiendo ser el origen de numerosos problemas psicológicos.

Las distintas etapas de nuestra vida implican cambios en el seno de la familia:

  • El nacimiento de los hijos
  • El inicio de la etapa escolar
  • La adolescencia
  • La separación o el divorcio de los padres
  • Las aparición de nuevas formas de familia
  • La independencia de los hijos
  • La jubilación
  • La enfermedad grave de algún familiar
  • La pérdida de alguno de los miembros
  • Etc.

Estos cambios pueden llegar a ser conflictivos, ya que no siempre se cuenta con las herramientas necesarias para gestionarlos, pudiendo ser necesaria la intervención psicológica para una correcta mediación familiar.

El psicólogo, como elemento fundamental en la mediación familiar:

Desde Actio, entendemos al psicólogo como un mediador que aporta las pautas psicológicas adecuadas, favorece el apoyo y la comprensión emocional y refuerza los recursos del entorno familiar. Además, promueve la búsqueda de alternativas entre los distintos miembros y encauza a las partes, para que ellos mismos encuentren las opciones más adecuadas que les permita llegar al acuerdo y al bienestar.