Cutting… ¿moda o evitación del malestar psicológico?


cutting

El cutting es un modo de autolesión que está aumentando entre la población infanto-juvenil.

La autolesión implica hacerse daño a uno mismo de forma deliberada, sin la ayuda de otra persona, con el fin de alterar un estado de ánimo. Este estado ánimo puede ser positivo o negativo, o ninguno de los dos. Algunas personas se autolesionan para darle fin a un estado de disociación o bien para terminar con un sentimiento que los acosa y que no pueden controlar, o incluso cuando tal es su confusión emocional que no saben lo que están sintiendo.  La autolesión logra devolverlos a la realidad, enfocándolos a un dolor que pueden describir y justificar, dando fin a corto plazo al malestar psicológico.

Incluye cortarse, quemarse, rascarse hasta sangrar, arrancarse el pelo, romperse huesos, pegarse y casi cualquier método que implique infringirse daño físico a uno mismo.

A veces, este tipo de métodos está asociado a trastornos alimenticios, de la personalidad, autismo y bipolaridad, entre otros, pero no tiene porque estar forzosamente unido, ya que las autolesiones constituyen un trastorno en si mismas.

Las personas que se autolesiona no tienen unas características concretas ni proceden de un medio social específico.

¿Por qué hay personas que se autolesionan?

Hay varias razones, y la respuesta es una mezcla de ellas. Por un lado reduce tensión y por otro es un método que tiene la gente para manejar emociones fuertes las cuáles no han aprendido a manejar de una manera mejor.

Las autolesiones hacen que el nivel de tensión tanto psicológico como fisiológico regrese a un estado que la persona puede soportar.

Cuando una persona siente una emoción negativa muy fuerte y no sabe como manejarla, aprende que al hacerse daño reduce ese sentimiento de incomodidad en el que se encuentra de manera inmediata.  A lo mejor se sienten mal después de hacerlo, pero por lo menos ya no tienen esa sensación de desesperación intensa; digamos que es sentirse mal pero en calma.

Esto explica el porqué las autolesiones pueden ser adictivas: “Funciona”.  Sin embargo, a la larga, las consecuencias negativas de este comportamiento se van sumando.

Algunas posibles técnicas para manejar las autolesiones son:

Habilidades de Autocontrol Emocional: pensamiento positivo, ejercicios para mejorar la autoestima, ejercicios de relajación, ejercicio físico

Habilidades Sociales: habilidades de comunicación, asertividad, empatía…

Habilidades para estimular cambios: que sean realistas dichos cambios, realizables, apoyo del entorno, establecer metas, métodos de resolución de problemas…

Si se encuentra en una situación parecida, conoce a alguien que tenga esta problemática o simplemente quiere más información. No dude en contactarnos.

Bibliografía:

www.autolesiones.com

Escrito por raquel.delaorden