¿Cómo superar un divorcio?


Cuando pasamos por 6-Problemas-de-pareja_diaporama_550 (1)un divorcio sufrimos una pérdida que conlleva una pena emocional. Consideremos pena emocional a las sensaciones contradictorias que experimentamos cuando sucede un cambio en lo que era un patrón normal de comportamiento, o cuando ese comportamiento termina. Esto sucede con una muerte, un divorcio, o cualquier otra pérdida, trayendo consigo grandes cambios.

Estamos mal preparados para hacer frente a una pérdida. Probablemente en primaria tuviste clases de primeros auxilios, en secundaria otra de salud y seguridad. Pero ¿cuántas clases has tenido sobre cómo hacer frente a la pena causada por una pérdida emocional importante? El índice de divorcios sobrepasa el 45 por cien, no incluyendo todas las relaciones que jamás fueron formalizadas con el matrimonio. Millones de relaciones terminan cada año, afectando no sólo a la pareja, sino a sus hijos, padres, familiares y amigos.

 

¿Qué no hay que hacer para superar un divorcio?

Intentar no sentirte mal. Suele ser común que después de una pérdida las personas de tu alrededor te digan que no sufras, diciéndote que no prestes atención a las emociones negativas. Es importante prestar atención a lo que se sientes, ocultarlas puede hacer que tu recuperación tarde más en llegar.

Remplazar lo que has perdido. Es muy común pensar que buscar un sustituto para que ocupe el lugar de la persona que ya no está, ayuda a la recuperación. No es recomendable que antes de superar un divorcio empecemos otra relación.

Sufrir solo. Solemos considerar que hay que enfrentarse a las penas estoicamente y de manera solitaria. Con esto, corremos el riesgo de aislarnos. Además, nuestra red de apoyo va a acelerar nuestra recuperación.

Darle tiempo.  El tiempo sana todas las heridas. Este es un mito muy dañino. El tiempo en sí mismo no alivia nada, es una idea falsa que ha ido transmitiéndose de generación en generación. Lo que alivia no es el tiempo, es lo que tú hagas durante ese tiempo.

Ser fuerte por los demás. Es muy frecuente escuchar frases como “piensa en tu hermano, tienes que ser fuerte”. Son mensajes confusos porque no es posible ponerlos en práctica.

Mantenerte ocupado. Pensamos que si nos mantenemos ocupados nos sentiremos mejor. Sin embargo, el estar ocupado oculta el dolor de la pena y no la resuelve.

Ninguna de estas ideas nos ayudarán a solucionar las emociones conflictivas que se acumulan en toda relación.

 

¿Cómo superar un divorcio?

Los pasos que hay que dar para superar la pena emocional son los siguientes:

Pregúntate, ¿qué debería haber sido diferente, mejor y más abundante? Eso te ayudará a ver lo que queda pendiente en la relación. También es importante saber que somos responsables de nuestras propias emociones y que la falta de responsabilidad ante esto puede retrasar nuestra recuperación.

Analiza qué ideas sobre la pena te fueron enseñadas, o qué has observado en quienes te rodean. Observa qué mitos has escuchado y has llegado a creer. Es primordial que identifiques las ideas que has estado utilizando al tratar con tus pérdidas para ver si éstas están ayudando, o limitando tu recuperación.

Identifica las formas de escape temporal que has usado o estás usando para evadir el dolor causado por una pena. Desde muy temprano aprendemos a tapar nuestras emociones. Eso no nos ayuda a entender ni aliviar esa relación que ha quedado truncada. Por ejemplo, los alimentos y las bebidas alcohólicas son formas típicas de escape temporal ante una pérdida emocional.

Realiza la historia gráfica de la relación. Utiliza una hoja de papel en blanco, que sea como mínimo tamaño folio. Pon el papel a lo ancho y traza una línea por el centro, de izquierda a derecha. El extremo izquierdo representa el origen de la relación, que es la fecha en la que conociste a esa persona. El extremo derecho de la línea representa el año actual. Marca la fecha en la que sucedió la separación. Decide qué acontecimientos son positivos (línea hacia arriba) y cuáles son negativos (línea hacia abajo). Usa la línea vertical, hacia abajo o hacia arriba, para representar la intensidad de tus emociones en el momento que los hechos ocurrieron.

El objetivo es resolver lo que quedó truncado en el momento de la pérdida. Para recuperarse de una pérdida es necesario recordar a la persona como en realidad es, sin endiosarlo ni desacreditarlo. Es decir, sin decir únicamente cosas positivas de él, ni solamente aspectos negativos. Es importante ser totalmente honestos sobre nuestra relación con los demás. Los recuerdos positivos pueden ir desde simplemente estar sentados juntos en el balcón, ir de vacaciones, caminar de la mano, etc. Un recuerdo negativo puede ser tan simple como una diferencia de opiniones.

Analiza las enmiendas, los perdones y las declaraciones emocionales importantes de tu gráfica de relación:

– Enmendar es disculparte por cualquier cosa que hiciste o dejaste de hacer, que pudo haber dañado a alguien. Puede que debas una disculpa por algo que hiciste o por algo que no hiciste.

– Perdonar es renunciar al deseo de que el pasado hubiese sido diferente o mejor. Perdonar no es tratar como algo trivial o sin importancia algo doloroso, es sanar la pena emocional que sentimos sin rencor, ya que aferrarnos a ese resentimiento limitará nuestra capacidad de vivir plenamente. Para podernos recuperar hay que perseguir el objetivo de liberarnos de emociones dolorosas, poder perdonar para poder recuperar nuestro bienestar y tener la posibilidad de ser felices.

– Declaraciones emocionales importantes. Cualquier comunicación de emociones importantes que no ha sido expresada, y que no es una disculpa o un perdón.

La mayor parte de las enmiendas, perdones y declaraciones emocionales importantes serán privadas, no comunicándoselo a la persona, ya que puede sentirse atacada.

Escribe una carta de resolución. Con esto podrás decir adiós al dolor asociado con esa relación, incluyendo las esperanzas, emociones y sueños que no fueron realizados. Un adiós marca el final de esta comunicación, pero no es el final de esta relación. Es importante que la carta no sea una simple recopilación de acontecimientos y emociones, como un boletín informativo. Con lo anterior podemos sentir alivio temporal, pero no a largo plazo.

Para proceder a escribir la carta es mejor que estés solo y que cuando empieces la termines, ya que puede ser una experiencia dolorosa y la tentación de evadir el dolor es muy grande. La forma más efectiva de escribir la carta es teniendo frente a ti la gráfica de la relación, tu lista de enmiendas, perdones y declaraciones emocionales importantes. Para poder resolver todas las emociones que has descubierto, debes terminar esta carta de forma efectiva, diciendo adiós, marcando el final de esta comunicación. Es recomendable compartir la carta con alguien “de confianza”, para que los mensajes emocionales sean verbalizados y escuchados por otra persona. Está demostrado que sentimos más alivio cuando hay alguien que es testigo de nuestras emociones.

 

Ya has solucionado tus emociones, descubriendo todos los asuntos pendientes en tu relación hasta el momento. Eso no significa que nunca más te sentirás triste. Pero eso te hará experimentar de nuevo la amplia gama de emociones que los humanos sentimos, dejando de sentir lo mismo una y otra vez.

 

En tu vida diaria, habrá muchas cosas que te recuerden a tu excónyuge. Estos pensamientos vendrán acompañados de emociones. Algunas serán positivas, amorosas y alegres y otras negativas y dolorosas. No trates de evitarlas, son normales, simplemente observa lo que sientes. Si experimentas tus emociones negativas sin resistirlas estas pasarán. Si tratas de evitarlas o esconderlas, te pueden ocasionar dolor.

 

William Worden, J. (2013) El tratamiento del duelo: Asesoramiento psicológico y terapia. Paidós

James John, Friedman Rusell. (2001) Superar pérdidas emocionales. Los libros del comienzo.

Escrito por paola.ibannez