¿Cómo instaurar buenos HÁBITOS DE ESTUDIO?


deskchild

A lo largo del curso escolar, como madres y padres a veces surgen cuestiones en torno al aprendizaje de los hijos/as. Las preocupaciones aumentan cuando los resultados que obtienen en el colegio o en el instituto no son los esperados, de acuerdo al esfuerzo que están haciendo. Sin embargo, la mayoría de las veces, estos resultados están relacionados con una gestión del tiempo, espacio, concentración o motivación que no resultan óptimas. Parece difícil desmontar esquemas del tipo “cuanto más estudie, mejores notas tendrá”, o “no saldrá de la habitación hasta que acabe de estudiar”. No obstante, no se trata tanto del tiempo que se invierte, sino de cómo se aprovecha éste.

Como madres y padres, se busca el mayor éxito de los hijos e hijas. Este éxito, sin duda, es el desarrollo máximo del potencial de aprendizaje de los más pequeños. Así, el entorno educativo en su totalidad y, también el familiar, son ejes clave que ayudan y median en el proceso de evolución de las personas. Por ello, ejerciendo el rol de padres y madres, es importante que tengan en cuenta una serie de claves que, van a ayudar a sus hijos/as a crecer a nivel académico y, ante todo, personal. Se trata de instaurar unos buenos hábitos de estudio. ¿En qué consiste esto? Veamos…

El eje principal que se debe mantener durante todo el proceso es la MOTIVACIÓN. Esta se refiere al interés que mostramos por aquello que estamos estudiando. Aunque muestren mayor interés por unas materias que por otras, es importante buscar la manera de ayudarles a mantener una motivación estable a lo largo del curso, que va a beneficiar su rendimiento y crecimiento como personas. Por ello, es recomendable:

  • Dividir el trabajo en pequeñas metas que puedan ir alcanzando poco a poco. Ante todo, ayude a su hijo/a a plantearse unas metas u objetivos de forma continuada. Es importante que éstos cumplan ciertas características:
  1. La meta debe expresarse en términos positivos. La negación no se traduce al terreno de la imaginación.
  2. La meta debe expresarse en términos sensoriales. Ayudarán a fijar objetivos precisos, identificables y cuantificables.
  3. La meta debe ser realizable según las propias capacidades flexibles de cada individuo.
  4. La meta debe ser aceptable, tanto moral como éticamente, por la persona que se la propone y por los demás.
  • Valorar que los pequeños logros nos acercan a un éxito mayor. Se puede crear un logo o frase propia que oriente al estudio cuando baja su motivación. “Tú puedes”, “a por todas”, “Si has sido capaz de llegar hasta aquí, eres capaz de seguir adelante”…
  • Ayudarle a recompensarse. Felicítele, alábele y motívele a que se premie ante los logros.

La motivación es el eje principal, pero no lo es todo. Antes de comenzar con el estudio, es necesario tener en cuenta una serie de pautas y normas que ayudan a la ejecución de las tareas. No olvide que como padre o madre su rol es de ayudante, de manera que debe tratar de que su hijo/a vaya instaurando las rutinas por sí mismo/a, retirando poco a poco su ayuda.

Para que su hijo/a sea capaz de alcanzar un nivel de CONCENTRACIÓN adecuado, es decir, pueda centrar  toda su atención en aquello que debe realizar/estudiar, es esencial:

  • Llevar los objetos distractores a un lugar distinto al de estudio. Es fundamental en el caso de adolescentes, retirar el teléfono móvil de la zona de estudio.
  • Tener la mesa limpia y sin estímulos distractores sobre ella.
  • Estudiar en un lugar tranquilo, sin música, ruidos.
  • Intentar eliminar las preocupaciones antes de ponernos a estudiar.
  • Descansar tras una hora/ hora y media de estudio, para mantener un nivel de ejecución adecuado. El descanso debe ser de unos 10 minutos
  • Cambiar la materia de estudio, para poder mantener la concentración durante más tiempo.
  • Anotar, en caso necesario, en una tabla aquello que está distrayendo y aquello que se podría hacer para solucionarlo.

El LUGAR DE ESTUDIO, es el lugar donde debe sentirse cómodo, sin ser molestado y donde pueda tener todas las herramientas necesarias para el estudio (lápices, cuaderno, libros, diccionario…). Es importante:

  • Siempre el mismo lugar de estudio.
  • Lugar tranquilo y silencioso, que permitirá mayor concentración.
  • Buena luz (si es posible natural). La luz artificial debe ser de intensidad intermedia y situarse en el lado contrario a la zona de trabajo para evitar sombras.
  • La temperatura del lugar debe ser agradable, algo que también ayudará a la concentración. El calor o frio extremos actúan como distractores.

La POSTURA CORPORAL es un factor clave para garantizar una buena ejecución de la sesión de estudio. El hecho de pasar ciertas horas del día dedicados a ello hace necesario que se adopte una postura corporal adecuada con el fin de evitar lesiones. Resulta necesario mantener:

  • Los pies apoyados en el suelo
  • Las piernas sin cruzar
  • La espalda recta y apoyada en el respaldo de la silla
  • La cabeza ligeramente inclinada hacia delante
  • Las manos apoyadas en la mesa y, si es necesario, en el papel.

Con el fin de alcanzar una buena ejecución académica, es fundamental partir del establecimiento de unos buenos hábitos de estudio. Inicialmente sus hijos/as necesitarán una supervisión y apoyo constante. Sin embargo, una vez creada la rutina, serán independientes a la hora de desarrollar una sesión de estudio.

Si, a pesar de las anteriores indicaciones, no logran mejorar los resultados, no duden en contactar con nosotros. Profesionalmente abordaremos la situación. Trabajamos juntos por superar los obstáculos. Equipo ACTIO.

Fuentes bibliográficas:

Programa Ambezar

Universidad de Almería y Ministerio de Educación y Cultura. Programa Autoaplicado para el control de la ansiedad ante los exámenes. 

Escrito por elena.artieda