¿Cómo descubrir cuando te mienten?


3550755709_fffc833e1d_o

Investigadores de la Universidad de California afirman que nuestros instintos son la mejor herramienta que tenemos para descubrir cuando nos mienten, y que generalmente cuando fallamos es porque ponemos en marcha nuestra mente racional y esta es la que realmente nos juega malas pasadas.

Y, ¿por qué sucede esto?

Esto es debido a que nuestro lenguaje no verbal desvela muchísimas pistas sobre la veracidad de lo que decimos por lo que solo debemos mantenernos atentos a estas señales. Lillian Glass, uno de los mayores expertos en lenguaje corporal de nuestros días, nos da algunas pistas sobre cómo detectar las mentiras:

 

1. Cambia la posición de la cabeza rápidamente. Si realizas una pregunta y notas que la persona mueve inmediatamente la cabeza, es probable que quiera ocultar algo. Se trata de un movimiento inconsciente, con el cual nuestro interlocutor pretende esconderse o escapar.

2. La respiración se altera.Cuando una persona miente normalmente el ritmo de su respiración es más entrecortado, como si le costara más trabajo respirar. Se trata de una reacción automática provocada por el aumento del ritmo cardiaco y de la circulación, estos cambios hacen que el cuerpo se tense y, como resultado, nos cuesta más respirar.

3. Permanece muy quieto.Todos somos conscientes de que al decir una mentira tenemos la tendencia a movernos nerviosamente. Por eso, algunas personas intentan controlar este reflejo y permanecen muy quietas. Sin embargo, en una conversación distendida, lo normal es que nos movamos para resaltar nuestro mensaje, no que permanezcamos inmóviles.

4. Repetición de palabras o frases. Como la persona sabe que está mintiendo, intenta convencernos de lo que dice y lo hace repitiendo varias veces sus frases o palabras. Esta tendencia también puede indicar que está intentando validar el mensaje en su mente, o que está ganando tiempo para estructurar mejor la mentira.

5. Proporciona demasiada información pero de baja calidad sensorial.Cuando haces una pregunta y una persona te brinda demasiados detalles, que ni siquiera vienen al caso, es probable que esté mintiendo. Lo hace para reforzar la información y parecer sincera y abierta. Sin embargo, casi nunca hay detalles temporales, espaciales o sensoriales ya que estos son más difíciles de inventar.

6. Se toca la boca.Cuando las personas mienten, tienen el impulso a llevar sus manos a la boca. Se trata de un signo automático muy revelador que nos indica que nuestro interlocutor no quiere hacerle frente a esa pregunta y prefiere cerrarse a la comunicación o mentir. En otras ocasiones, la persona se lleva la mano al cuello, una reacción inconsciente para calmar el hormigueo nervioso provocado por la tensión muscular.

7. Parpadea mucho. Solemos parpadear a intervalos regulares, si notas que de repente una persona comienza a parpadear más rápido, probablemente está contando una mentira. Esto se debe a que para mentir necesitamos emplear más recursos cognitivos, lo cual activa el reflejo del parpadeo.

8. Resulta difícil hablar. Si la persona miente durante varios minutos seguidos, podrás notar que cada vez le resulta más difícil hablar, lo cual se debe a que el estrés que provoca la mentira, activa el sistema nervioso simpático y disminuye el flujo de saliva, por lo que las membranas de la boca se secan y se hace más difícil mantener el ritmo del discurso.

9. Mueve demasiado los pies.En muchas ocasiones las personas logran controlar los movimientos de las manos pero se olvidan de los pies, los cuales se mueven cuando estamos muy nerviosos o nos sentimos incómodos. Por tanto, también pueden ser una señal reveladora que nos permita descubrir una mentira.

10. Te devuelve tus palabras.Cuando una persona miente asume una actitud defensiva y hostil, por lo que es muy probable que si le realizas una pregunta, te la devuelva o que te responda usando prácticamente tus mismas palabras.

Estas son algunas pistas que nos pueden ayudar a identificar una mentira, pero recuerda que muchas de estas señales también son signo de nerviosismo por lo que no siempre indican una mentira. Un solo signo no basta para descubrir una mentira, es necesario evaluar el comportamiento en su conjunto y en el contexto en el que se desarrolla.

Esperamos que les haya resultado interesante. Para cualquier duda o comentario, no duden en ponerse en contacto con nosotros.

 

Fuentes:

Baró, T. (2012). La gran guía del lenguaje no verbal. Editorial Paidós Divulgación. Barcelona.

Brinke, L. et. Al. (2014) Some Evidence for Unconscious Lie Detection. Psychological Science; 25(5): 1098-1105.

Glass, L. (2014) The Body Language of Liars. New Jersey: Career Press.

Escrito por santos.solano